jueves, 6 de agosto de 2015

PRESTAME TU CUERPO

=RECICLANDO HISTORIAS=

Esta es otra de las historias de Perico, en la cual nos cuenta como sirvio de vehiculo para que su hermano fallecido se pudiera despedir de sus familiares. Que la disfruten.

PRESTAME TU CUERPO
Por Eduardo Liñán

Mi vida ha estado llena de cosas inexplicables, siempre he tenido encuentros cercanos con cosas que no tienen explicación y que por obvias razones no puedo estar divulgando, y que me tacharían de loco, la gente común no puede entender ciertas cosas que están ahí, y que no tienen explicación solamente suceden, yo desde muy joven he tenido la posibilidad de acercarme o de estar involucrado en situaciones donde la mente común no tiene cabida, he enfrentado a través del tiempo, cosas que horrorizarían a mucha gente, y he tenido contacto con seres extraños y personas que ya no están en este plano de la existencia, mis dones , si se le pueden llamar asi, son extraordinarios y aterradores, uno de esos dones es el poder ver personas muertas, personas que quieren trasmitir un mensaje o que buscan ayuda, en este relato te contaré mi acercamiento con una persona fallecida muy querida para mi, y que mi cuerpo sirvió de contenedor para que el espíritu de mi hermano pudiera despedirse de mi familia.

Una madrugada fui despertado por unos fuertes toquidos, alertándome de inmediato me paré a ver que sucedia, era una tia que vivía enfrente de mi casa, al salir noté que estaba alterada, y antes de que pudiera preguntarle que sucedia, me dijo que mi mama le había hablado por teléfono, que estaba muy consternada y que le pidió que me dijera que mi hermano estaba muy enfermo, de gravedad y me pedia que fuera inmediatamente, ellos vivian cerca de mi casa, a 5 manzanas de donde yo vivía, apresuradamente me vestí y salí corriendo para ver que pasaba, el furor de la preocupación era tal que me había olvidado de una herida de operación de apéndice que tenia y me dolia cuando caminaba, pero en ese momento quise correr lo mas que pude con dolor y con la angustia que cargaba en mis hombros, pero era imposible correr sin sentir mucho dolor, además temía que la herida se abriera asi que fui lo mas rápido que pude.

Al llegar a la casa de mi mamá, estaba esperándome muy angustiada y con lagrimas en los ojos me dijo que mi hermano no podía caminar, que no sentía la piernas y que tenia algo que no sabia que era, el vivía a un lado de la casa de mi madre, asi que apresuradamente fui para ver que sucedia. Efectivemente el estaba tirado en cama, pero era muy extraño lo que le pasaba estaba conciente pero no se podía mover, decía que sentía una fuerte presencia encima de el y que eso no le permitia pararse, yo pensé que estaba delirando hasta que tuve un presentimiento extraño y de pronto vi cosas extrañas alrededor del cuarto, como sombras que iban y venían. Cuando me percate de esto , recordé que mi hermano había visitado una comunidad en Tempoal donde habíamos trabajado de vaqueros tiempo atrás, en ese lugar experimentamos tantas cosas horribles que seria tema de otro relato, lo primero que pensé era que había sido maldecido o algo peor, mi madre lloraba y me decía que lo llevara a la iglesia o alguna persona que lo pudiera curar de espanto o que nos dijera si tenia alguna clase de trabajo negro.

En aquel entonces mi familia y yo eramos creyentes de todas esas cosas, de brujas y limpias, de demonios y de maldiciones, creíamos en Dios, pero gracias a que nos habíamos enfrentado a muchas situaciones escalofriantes, seguimos en ese camino de las creencias en lo oculto, Bajo este contexto decidi llevaro con un señor que hacia limpias y trabajos para “curar” de espanto y de amarres o embrujos. Y aunque mi primera idea era llevarlo al hospital, yo en mi ignorancia quise primero cerciorarme si no tenia un trabajo negro encima, se que suena perturbador, pero esas eran mis creencias durante mi juventud.

Al llegar a la casa del curandero en Altamira, nos recibió, era de madrugada y comenzó a “atender “ a mi hermano, el cual estaba muy mal , inconsiente, después de unas limpias comezo a vomitar copiosamente, yo preocupado empecé a presionar al curandero para que le hiciera algo pero era imposible, yo lo tenia tomado de la mano y lo apretaba con fuerza, de pronto el brujo se acerca preocupado y molesto comienza a gritarle a mi hermano

-¡Aquí no te me quedas, tú, suéltalo o el mal se te pasara a ti, tu hermano no tiene remedio-

En ese momento se comenzo a convulsionar y dejo de respirar y una desesperación me invadió y le comencé a gritar diciéndole que le daba la mitad de mi vida, pero que no se fuera . En ese momento despertó intempestivamente y viendome con unos ojos desorbitados solo me dijo

-Que paso wey ¿Dónde estoy?-
-Aquí conmigo, hermano-

-No se donde estaba, de pronto vi una luz brillante y escuche que me hablabas entre sueños y me desperté-

En ese momento, levante a mi hermano y lo apoye en mi para salir de aquel lúgubre lugar, aun arrastraba los pies, pero estaba consciente. Apenas saliamos cuando nos encontramos a un sinumero de perros rodeando la propiedad, con algo de temor regrese de donde salimos y el hombre me dice:

-No puedo hacer mas por el , a el ya le toca retirarse de este mundo, con tu regalo de vida nadamas le dimos fuerza para que te lo lleves, pero su vela se extingio-

Angustiado tome a mi hermano y salimos de prisa de aquel lugar, decidi llevarlo al hospital, a medio camino a la altura del aeropuerto se comienza a poner mas mal, vomitaba sangre y se quejaba de mucho dolor, al verlo tan mal, pise a fondo el acelerador, por suerte de camino estaba Medica Salve y nos dirijimos ahí, me estacione como pude afuera del hospital y Sali corriendo a buscar a un doctor que nos atendiera, en cuanto salió, el medico lo empezó a examinar dentro del carro, yo apresurado me fui a conseguir una silla de ruedas para meterlo a urgencias, y al regresar estaba el doctor preocupado, lo primero que hice fue levantarlo para ponerlo en la silla, y el todavía preocupado me dijo

-No carnalito, se te abrirá la herida-

-Me vale pura madre si me abre cabron, tu no te me vas-

-Espera antes de que me metas, ahí en la guantera traigo mi cartera, tomala y no se la des a nadie a menos que sea yo, ¿Entendiste? Solo a mi, promételo-

-Esta bien wey, pero ya, vamos adentro-

Despues que lo meti a urgencias y el doctor de turno y enfermeras se metieron con el, yo Sali a estacionar el carro, mi mama y mi cuñada se habian quedado con el, antes de cerrar el auto, recordé lo que me había dicho mi hermano y tome la cartera de la guantera y la meti en la bolsa de mi chamarra, al entrar a la sala de espera, vi a mi mama y mi cuñada llorando de angustia y asustadas, diciendome que las habian sacado de la sala, que no podían estar ahí, yo encarrerado me meto imprudentemente a donde estaban atendiendo a mi hermano y pude tomar sus manos y le digo “no te preocupes, todo saldrá bien” y me vio con una mirada de agradecimiento y amor que jamás podre olvidar y se desmaya, en ese momento las enfermeras me hacen a un lado y le comienzan a dar choques eléctricos para revivirlo, yo estaba tan espantado de ver aquella escena y cuando lo declaran muerto, yo, me derrumbé.

Despues de hacer una serie de dolorosos tramites, me encontraba triste y pensativo en el velorio de mi hermano, estaban todos reunidos ahí, yo tenia no se cuantos días de no dormir pero me sentía alerta, y fue cuando recordé el encargo de mi hermano al sentir su cartera en la bolsa de mi chamarra, pensado bien que iba a hacer con mi promesa, lo primero que se me ocurrió fue dársela a mi cuñada era lo apropiado. En ese momento que le entregaba la cartera, fuimos sorprendidos por una persona que nadie conocía, y pregunto por mi cuñada, al cuestionarle que se le ofrecia, esta persona nos dijo
-Le traigo un recado de su esposo-

Todos nos quedamos pasmados por la afirmación de este señor y mi cuñada preocupada le dice que su esposo estaba muerto y que lo estábamos velando, en un gesto de incredulidad esta persona se acerca al ataúd y ve con asombro que era la misma persona que había visto hacia unas horas en el centro de Tampico y que por un gesto de amabilidad había traido un recado a la familia, el era conocido de mi hermano nunca supimos el mensaje ni como lo había contactado, cuando menos esperamos ya no lo vimos por ahí.
Al dia siguiente cuando íbamos a enterrar a mi hermano, la funerario estaba repleto de gente, vecinos y amigos nos habian acompañado para darnos el pesame, mi familia era muy conocida y mucha gente la apreciaba, sobre todo a mi hermano, el tenia 34 años cuando falleció y a todos sorprendió su partida, antes de que se lo llevaran quise despedirme de el por ultima vez, asi que me acerque al ataúd, no quise llorar ya que mi padre nos había enseñado a no llorar delante de los muertos, cuando lo vi estaba ahí tendido dentro del féretro, sin embargo algo comenzó a sucederme, mi mente se nublo y sentí un fuerte escalofrio, pude por un momento ver que mi hermano abria sus ojos y me observaba cuando esto paso, la vista se me nublo completamente y comencé a gritar como loco, y ya no supe mas.

No se cuanto tiempo pasó, pero me desperté súbitamente, sudado y me faltaba el aire, alrededor mio estaban mis hermanos con cara de espanto y mi mama lloraba desconsoladamente, mi padre tenia el rostro inexpresivo y no decía nada, mis primos me levantaban del piso y les pregunto que me había pasado. A lo que ellos responden que de pronto comencé a hablar con la voz de mi hermano yo incrédulo tan solo me recosté y tome mucha agua, después enterramos a mi hermano en un sepelio muy emotivo pero triste a la vez.

Despues de aquel trago amargo, pasaron los días, y mi cuñada nos contaba con cierta calma que pasaban cosas extrañas en su casa, que se prendían y apagaban luces, o se movían cosas, ella con una voz firme nos decía que su esposo quería comunicarse con ella, nosotros creíamos lo mismo y entonces recordé lo de la cartera, y le pregunte por ella, al irla a buscar al lugar donde la había dejado, se dio cuenta que había desaparecido, los fenómenos siguieron ocurriendo en la casa, y muchas personas nos recomendaban con “expertos” en comunicarse con los muertos, pero cada que iba uno saliamos decepcionados, les preguntaba cosas que solo yo podía saber y al no responder, tan solo las despedia, sin embargo un dia llego a nuestra casa y sin querer una persona conocida, que resulto ser médium y que en verdad podía ver y escuchar a los muertos. Esta mujer sin que le comentaramos nada nos dijo que estaba un muchacho en la casa tratando de hablarnos, lo describió tal cual era mi hermano, aun incrédulos le empezamos a pedir que hiciera cosas absurdas como prender y apagar las luces o la television a lo que la médium firme y determinada nos dijo que nos quedaramos los familiares directos, padres, hermanos y tios, y que la demás gente debía salir de aquella habitación.

Una vez que estuvimos todos ahí, nos tomamos de las manos y la señora comenzó a orar y a repetir cosas muy extrañas que aun no alcanzo a comprender, en un momento me comencé a sentir extraño como cuando estuve en el ataúd de mi hermano y me desvaneci de nuevo, perdi el sentido del tiempo y el espacio y de nuevo despertaba rodeado de mis hermanos , padres y tios sin saber que pasaba. Todos lloraban incluso mi padre, al cual jamás en toda mi vida había visto llorar, en eso se acerca un tio y con una voz muy firme me dice

-Mis respetos cabrón, nadamas por que lo escuche y lo vi, pero tu hermano tomo prestado tu cuerpo y comenzaste a hablar con su voz, se despidió de todos nosotros y nos dijo que nos quería mucho y que siempre estaría con nosotros-

Ya no dijo mas y comenzó a llorar, de la persona que nos llevo el recado cuando velamos a mi hermano nunca supimos quien era, el destino de la cartera tampoco lo supe, sin embargo su contenido solo mi hermano y yo sabíamos que era, era un secreto tan delicado que se lo llevó a la tumba y seguramente yo también. Lo haré.

Edgar Liñan Junio 2015

martes, 21 de julio de 2015

MALEFICIO


Mi nombre es Margarita, Maggie para los amigos, me dedico a ayudar en los asilos de ancianos y a personas sin hogar, pero hace algún tiempo no fue así, durante mucho tiempo me dediqué leer cartas y realizar encantamientos y limpias, desde los 15 he viví de esto, sin embargo después de toparme con el caso extraño de una persona que vino a consultarme por una salación en su casa, decía que estaba maldita y que le habían puesto un maleficio muy grande, decidí abandonar todo, yo como en todos los casos que venían les ponía atención a lo que me decían y en muchas ocasiones era mas por superstición que cosas reales, pero esta vez no fue así. 

Como todos los días, mis labores comenzaban temprano, la rutina era consultar desde las nueve de la mañana y ya había varias personas esperando su turno para que les leyera las cartas y hacerles limpias, era un fin de semana, eran casi las 2 de la tarde cuando terminé con el ultimo, sin embargo estaba una señora esperando, no había conseguido número para ese día, pero suplicaba verme, yo con gusto la atendí y me comenzó a contar su situación. 

Desde hacía algún tiempo empezó a notar muchos cambios en su casa, ella vivía con su mamá, una señora ya de edad que creía fervientemente en sucesos y fenómenos paranormales, su casa estaba ubicada en un enorme terreno, según ella, su abuelo se había hecho de el “a la mala” y a raíz de eso comenzaron a tener muchos problemas con la familia dueña original de ese terreno, el punto álgido de esa situación llegó cuando unas señoras reclamaron la propiedad diciendo tener papeles y pagos del mismo, se hizo una fuerte discusión entre estas mujeres, donde hubo golpes y agresiones de todo tipo, después de ese incidente, comenzó a darse una lucha entre ambas partes para tomar la tierra que, en creencia de ambos, les pertenecía. 

La situación se tornó larga y comenzaron los verdaderos problemas. La señora a la que llamaré Katy, empezó a encontrar cosas extrañas en el terreno y su casa, fetiches, tierra extraña, animales muertos y piedras acomodadas intencionalmente en ciertos puntos del terreno, al principio lo tomó como una broma de mal gusto y un intento desesperado por amedrentar, pero su madre preocupada le decía que buscara ayuda de una persona que hiciera una limpia y las liberara de lo que consideraba maldiciones puestas en ellas. 

Escéptica recogía todos los objetos extraños que a diario encontraba y los tiraba a la basura. Cierta noche que se paraba al baño, escuchó ruidos extraños afuera de la casa, alertada se asomó por una ventanita, y vio con miedo que había sombras que iban y venían, pensando que quizá eran los mismos que le echaban cosas o ladrones, prendió todas las luces para alumbrar y extrañada no vió nada. Después de aquel suceso las mujeres dormían juntas, la mamá de ella frecuentemente insistía que el diablo rondaba el terreno, que lo bendijera e hiciera oración. Fue de madrugada nuevamente en que ambas sintieron un fuerte ruido en el techo, pasos y alguna especie de animal que galopaba afuera de la casa. Temerosas comenzaron a hacer oración y los ruidos extraños comenzaron a escucharse más fuertes, golpes, crujidos, risas extrañas y lo más escalofriante eran los cascos de algo galopando. En cuanto amaneció comenzaron a revisar el exterior lo que encontraron fue inquietante. 

Había muchas pisadas como de pezuñas, huellas de personas descalzas, las plantas estaban quemadas, además encontraron pedazos de carbón y mucha tierra que no correspondía al terreno. Algo no estaba bien, y por un instante Katy quiso ceder y buscar ayuda, fue entonces que se acercaron a mí. 

Yo al principio no creí su historia, me parecía fantástica, pero me entró la curiosidad y acepté ir a su casa a hacer una somereada, al llegar a su casa algo sentí, algo extraño que jamás había experimentado, era una fuerza extraña que te sofocaba apenas entrabas en la sala, hacía un calor poco usual, la sensación de sofocación le siguió una de inquietud y como de ira, quería salir corriendo, pero ya estaba ahí, además me habían dado un dinero, así que comencé con los rituales habituales para somerear una casa, anafre, carbón, yerbas y oraciones, como era habitual, el humo que despedían las hierbas y chiles en el carbón hicieron que las mujeres salieran, yo continúe en todas las habitaciones y conforme iba entrando en cada una de ellas, la sensación de claustrofobia era mayor cada vez, ya quería terminar con aquello y largarme de ahí, fue entonces que llegue a una parte de la casa donde había unos muebles viejos, en cuanto entre al lugar, una fuerza cerro violentamente la puerta del cuarto dejándome adentro, al tratar de abrir la puerta era imposible, estaba trabada, no sabía cómo o porque, pero el humo del anafre comenzó a acumularse dentro de la habitación y comenzaba a sofocarme, esa sensación era horrible, el picor de los chiles con la falta de aire, hicieron que me derrumbara en el piso y estando en el sentí como algo presionó mi cabeza impidiéndome moverme, por un momento pensé que era mi fin y de pronto Katy abrió la puerta, sacándome antes de que desfalleciera. 

Después de un rato, logre recuperarme y decidí irme, dejando a las mujeres a su suerte, después de unos días, Katy me contactó y me suplico que fuera a su casa, que la ayudara con algo delicado, yo estaba muy renuente en ir, pero dado el tono de suplica con la que me lo pedía, accedí a ir, lleve líquidos, agua bendita, amoniaco, éter y muchas cosas más, como pensado que con eso me protegería de lo que hubiera ahí. Al llegar todo parecía normal, la misma sensación de pesadez y sofocación, como si nada hubiera cambiado, Katy me pidió que hiciera riegos y que me ayudaría, la mama estaba sentada en un viejo sillón viéndome con angustia y comencé a regar agua bendita y líquidos preparados para alejar los males, al llegar al cuarto del evento anterior como temor quise pasarlo por alto y arroje el agua desde fuera pero algo paso,  fue algo perturbador lo que sentí en cuando arroje el agua, algo me tocaba en el cuello, algo presionaba con una fuerza invisible mi cuello con la intención de sofocarme, con terror tire todo y quise salir corriendo, no pude, mis piernas me pesaban tanto que no podía moverlas, entonces  me di la vuelta y un terror que jamás había experimentado me asaltó, la luz exterior se reflejaba en la pared y en ella pude ver una sombra, enorme, de un hombre grande y fuerte, pero lo peor era un par de enormes cuernos que tenía en la cabeza. El mayor grito que pude haber dado, se quedo atorado en mi garganta provocándome dolor y unas ganas terribles de orinar, no pude contenerme y comencé a mojarme la ropa, cerré mis ojos lo mas que pude y escuche esas pisadas, como de pezuñas de caballo, quise bloquear mi mente y pensar que todo aquello era irreal, imposible, mas no fue así, era auténtico, y con ello todas las cosas malas que había hecho, vinieron a mi mente y pedí perdón, esperando morir en cualquier instante. 

La sombra desapareció y los ruidos cesaron, como por arte de magia la sofocación pasó y pude derrumbarme en un charco de mis propios orines, comencé a llorar desgarradoramente y gritaba por ayuda, cuando Katy entró me dijo 

-¿Lo viste verdad? ¿Viste a esa cosa?-

No pude mas, y salí de ahí, al llegar a mi casa, tiré todo a la basura, cartas, líquidos, figuras de yeso y todo aquello que me servía para engañar y dar consultas, queme todo y me encerré en mi casa por varios días, aterrada, cuando por fin me atreví a salir de nuevo, mi mente era otra, la gente y el mundo a mi alrededor era otro, diferente, era un día soleado y sentí algo de esperanza, acudí a la iglesia y pedí perdón por todo lo malo que había hecho, acercarme a Dios era ahora mi consigna y así lo hice, de esas pobres mujeres después supe que murieron en circunstancias extrañas, el terreno sigue ahí, enmontado y la propiedad destruida, refugio de malvivientes. Los sentimientos negativos, las envidias causaron todo eso, solo espero en Dios que la cosa que vi en ese lugar, se haya ido para siempre.

Edgar Liñan. Julio 2015

viernes, 10 de julio de 2015

LA EXTRAÑA POSESION DE CLARITA

Buenos dias, buenas tardes, buenas noches, el dia de hoy Viernes, he decidido compartir y comenzar un ciclo de historias relacionadas con posesiones y el diablo, relatos que hasta donde sé, son historias vividas en carne propia por los protagonistas de las mismas, y que, a jucio de todos ustedes, las considero reales. Sirvanse pues a disfrutar de este ciclo, como siempre si alguno de ustedes no puede leer la historia completa entren a este sitio. Disfruten pues...  

La extraña posesión de Clarita.

Edgar buenas tardes, durante algún tiempo he seguido tu pagina, y me resultan interesantes todos los temas que comentan en ella, admiro mucho tu habilidad de narrador, haces que nos metamos en la historia y seamos parte de ella, es por eso que quisiera compartirte un relato real y que con tus palabras me hagas el favor de contarla, así pues comienzo.

Durante algún tiempo me desempeñaba como sacristán en una parroquia al norte de esta ciudad, como tal me encargaba de las actividades y servicios religiosos de la misma, estaba al servicio de un padre tradicionalista, apegado a la verdadera vocación de sacerdote, como su asistente lo acompañaba a todos los servicios parroquiales, con los feligreses de varias colonias aledañas, santificar casas, autos, negocios y dar misas extramuros en bodas particulares, y todos los demás oficios que se llevaban a cabo en la iglesia, cierto día, una señora acudió con el padre, recuerdo que era víspera de la navidad y teníamos mucho trabajo, ya que nos tocaba armar varios nacimientos en casas donde celebraríamos misas y posadas; La dama venia muy afligida y en las lagrimas, al preguntarle que se le ofrecía, ella respondió simplemente que quería hablar con el padre y dadas las circunstancias, la lleve con el, estaba en su oficina redactado unos sermones y en cuanto entro la señora, se tiró en el piso, clamando ayuda, preocupados y sorprendidos la levantamos del piso y se le preguntó que tenia y en que podíamos ayudarla. Fue entonces que su respuesta me causó una especie de escalofrío y una corriente eléctrica desde la base del cráneo hasta la planta de los pies, la reacción del padre fue similar: De incredulidad.

-Mi hija esta poseída-

 El padre se acomodó en su silla y le ofrecí agua a la señora y comenzó su explicación. Ella nos contó que su hija era una jovencita que iba a la preparatoria y que como todos los jóvenes de su edad, era rebelde, soberbia y altanera, se decía atea y muchas veces renegaba de Dios, ella tenia amistades muy poco convenientes para jóvenes con esos problemas, y que en repetidas ocasiones la encontraba jugando a la Quija y haciendo rituales paganos a demonios y seres malignos a cambio de poder y riqueza, comentaba que el comportamiento y estado de la joven comenzó a cambiar después de una fiesta a la que asistió y regresó a su casa 4 días después, como toda madre al principio la reprendió severamente , pero en cuanto vió a su hija notó algo extraño en ella, sus facciones, eran completamente distintas, sus ojos reflejaban mucho odio y su humor despedía un aroma extraño como a leña quemada y suciedad, a medida que pasaban los días comenzó a notar ciertas cosas en su casa, sombras, personas desconocidas viendo hacia adentro del cuarto de su hija, olores putrefactos inundando todo, y lo peor su hija comenzó a portarse violentamente, le gritaba cosas horribles, blasfemaba en contra de Dios y todo lo santo, el punto critico llego un día que regresaba de trabajar, encontró su casa toda revuelta, los muebles destruidos y las paredes pintadas con grafitis extraños y un montón de blasfemias,  ella presintió que las habían robado, alertada corrió hacia la habitación de su hija y al abrir descubrió una escena tan aberrante y asquerosa que al relatar la señora puso un gesto de repugnancia total.

Su hija tenia relaciones sexuales con varios hombres, ella estaba cubierta de excremento y gritaba obscenidades, mientras varios de esos tipos la orinaban encima, al ver a la madre la invitó a participar de aquella aberración, asustada y asqueada cerró la puerta y le llamó a sus hermanos para que la ayudaran, cuando llegaron los tíos de la muchacha, se hizo un zafarrancho al tratar de sacar a aquellas personas, quedando la joven tendida en la cama riéndose como una enferma mental, pareciendo disfrutar de todo aquello,  lo mas inquietante es que mientras limpiaban la habitación de toda aquella suciedad, descubrieron animales muertos, perros, gatos y mapaches ya en estado de descomposición y había varios objetos con los cuales sacrificaron y bebieron la sangre de aquellos animales, ademas de eso, vieron algo que todavía la preocupó mucho, las fotos de un bebé recién nacido, que al reconocerlo se llenó de pánico, era el hijo de su sobrino, presintiendo lo peor, encerraron a la joven y le llamaron a un psiquiatra amigo de la familia.

El joven psiquiatra llegó para atender a la muchacha y pidió estar a solas con ella. Después de un rato en la habitación de la joven, el hombre que la habia ido a consultar, salio despavorido y nervioso por lo que segun era, era imposible, prefirio no hablar mas del hecho y se retiró, la madre al entrar en la habitación noto con horror que su hija estaba acostaba desnuda y medio adormilada, decia palabras sin sentido, al quererse acercar, le profirio una serie de maldiciones y palabras tan crudas que la señora prefirio no decirnos. fue entonces que desesperada acudió al padre para que la ayudara.

La reacción del padre fue de desconcierto, jamás había escuchado una historia tan fantástica como esa, y pensó que era un invento, yo en lo particular tampoco crei en el relato pero teniamos la obligación de ir al menos para evaluar la situación y bendecir la casa. Asi que nos preparamos para irnos, la casa estaba ubicada en una colonia cerca del libramiento  y no tenia grandes dimensiones, pero era un lugar agradable a la vista en un fraccionamiento nuevo, al entrar en aquella casa, lo primero que nos inundó fue un aroma tan desagradable que nos cubrimos con las manos las narices, era excremento con orines, y la sensación de hormigueo en el cara nos asaltó de sobremanera, mientras entrabamos mas en las habitaciones sentimos como la temperatura cambió se sentia muy fresco a pesar de hacer mucho calor, no había clima artificial , yo en lo personal sentí como una fuerza me aplastaba el craneo y el padre comentó que el maletin donde traia un alba, una casulla y la estola, comenzó a pesarle enormemente.

Lo que encontramos en el cuarto de la joven era completamente perturbador, yo esperaba encontrar a una persona destruida y llena de heridas, con la salud diezmada por la posesión, como en la mayoría de las películas, pero era todo lo contario. El cuarto de la joven apestaba a putrefacción  y habia  moscas y cucarachas por doquier y todo estaba lleno de inmundicia y basura, las paredes estaban pintarrajeadas de insultos y blasfemias, la luz era tenue y hacia frío, en el fondo de la habitacion estaba la joven de espaldas sentada completamente desnuda y viendo a la pared balanceandose de un lugar a otro, la madre entró rápidamente y cubrió a la chica con una sábana, nos acercamos cautelosamente y al mirar el rostro de la chica, estaba serena, sin ninguna marca aparente de violencia o golpes.

El padre entonces se puso su alba y la estola, comenzó a orar para bendecir el cuarto con agua, entonces paso algo tan extraordinario que ahorita que te lo cuento aun no lo puedo creer, una fuerza invisible golpeó al padre arrojandolo al piso y le tiró el agua y la biblia que traia, el agua al hacer contacto con el piso comenzó a evaporarse y la biblia salió como disparada fuera de la habitación. Era evidente que algo habia ahi, la joven comenzo a reirse y nos miró con un gesto de odio tan perturbador que yo comencé a temblar tan solo de ver ese rictus en su rostro, era algo amenazador, y entonces le dijo unas palabras al padre que hizo que se quedara pretrificado.

-Ya lo vez putito, aqui mando yo, puedes irte tu y tu perro por donde vinieron-
-¿Quien eres?-
-El diablo, culero-
-Muestrate-
-Te voy a decir algo pendejo, hoy se van a morir tus niñitos-

Entonces ya no dijo mas y se quedó tendida la joven como desmayada y diciendo frases incomprensibles, salimos de ahi aun pensando que la joven estaba enferma de algo mental, cuando la puerta se cerró violentamente detrás de nosotros,  la madre con la esperanza de que ibamos a ayudar a su hija nos preguntó que podia hacer, el padre no supo responder, tan solo prometió que volveria, ya de regreso a la parroquia analizamos todo lo que habia acontecido, la iglesia te pide ciertos requisitos para aceptar un caso de posesión y una vez que esta es confirmada un obispo de la diocesis tiene que avalar la misma y presentar el caso en el Vaticano, el cual manda una orden para que sea practicado un exorcismo por un padre con experiencia, por lo violento, la lucha mental y fisica que este conlleva, fue entonces que el padre me pidió recabar evidencias para presentar el caso y obtener el permiso y la ayuda necesaria para llevarlo a cabo.

Comenzaba a recadactar una carta para presentar los hechos a la diocesis y seguir el protocolo necesario, en ese momento entró una persona diciendo ser policia estatal, y le dió una noticia al padre, la persona que traia unos niños dioses para los nacimientos y las pastorelas habia tenido un mortal accidente y su vehiculo se volcó incendiandose y destruyendo las figuras, ese hecho nos puso alerta y recordamos la frase de jovencita "Hoy se van a morir tus niños" 

Yo me apuré a redactar la carta y el permiso y el padre comenó a orar, era claro que estábamos ante un caso extraño y no queria sacar conjeturas asi que se preparó para visitar la casa de la jovencita y recojer evidencias, a la mañana siguiente la madre de nuevo habló para rogar nuestra visita algo andaba mal y queria que fueramos, su voz se escuchaba tan desesperada que dejamos lo que estabamos haciendo para ir a verla.

Llegar a la casa fue espeluznante, estaba toda la familia afuera esperándonos, y la casa estaba con los vidrios completamente rotos y habia una especie de humo blanco en el lugar, el hedor de aquel humo era penetrante a muerte y putrefaccion. extrañamente no habia ningun vecino cerca, fue entonces que el padre me dijo

-Preparame todo, vamos a entrar-

Entonces saque sus cosas del maletin, un crucifujo, un ritual romano y agua bendita, entramos con el alma en un hilo, y el ambiente que se sentia dentro de aquella casa era caotico, pesado , sofocante, nos dirigimos a la habitación de la joven y estaba la puerta abierta, la chica estaba parada y viendonos fijamente con esa mirada de odio.

-Se a lo que vienes padre-

Fue entonces que el padre comenó a recitar el exorcismo del ritual romano, y  arrojar agua bendita al cuarto, la joven con un gesto de repulsión, corrió hacia nosotros y golpeó fuertemente al padre en el rostro, noqueandolo y tirandolo al suelo, yo tan solo me acuclillé esperando la misma agresión y vi como la joven salió corriendo de la casa, de pronto se escucharon gritos y golpes, el padre se levantó del piso y corrimos para ver que sucedia, al llegar a la sala estaban los familiares de la chica agarrandola contra el piso y la joven lanzaba gritos y lamentos horribles, se podia escuchar un sinfin de voces guturales salir de su garganta. y esa mirada fria y llena de odio que te hacia doblar las piernas, comenzamos los rezos del ritual y el protocolo, aun sin experiencia y con miedo, yo ayudaba al padre en lo que necesitaba, la familia estaba a la espectativa y aterrorizada por el espectaculo, la jornada duró casi dos horas y el cansancio de lidiar con una joven llena de una fuerza increible terminaron por mermar los intentos de las personas de aprisionarla, y en un movimiento brusco la jovencita se safó y logró levantarse y correr desesperadamente, mientras los familiares gritaban con el alma por la joven, comenzamos a perseguirla en medio de la calle, la escenca era caotica, lágrimas, gritos de terror, una joven completamente enloquecida gritando blasfemias y groserias en medio de la calle, fue terrible, el tio de la joven casi le da alcance cuando llegó al libramiento, en su loca carrera fue alcanzada por un trailer y fue atropellada brutalmente, su cuerpo quedo completamente destrozado bajo las llantas de la pesada unidad, cuando llegamos el cuadro era completamente dantesco habia partes de cuerpos y visceras regadas por el pavimento, el cuerpo de la jovencita  quedó hecho girones mas sin embargo la cabeza de la muchacha estaba intacta, al revisar cual seria mi sopresa que la joven aun tenia esa mirada violenta y llena de ira, me miró y me hizo una mueca de sonrisa malvada que hasta la fecha no he podido olvidar. Y murió.

Despues de aquel episodio, decidi abandonar la parroquia y dedicarme a taxista, de alguna manera mi fe y mi voluntad de servicio quedo destruida por ese acontecimiento, el padre pidió su cambio a una iglesia de Chiapas de donde era originario, de la familia de la joven ya no supe mas, despues del incidente se alejaron tambien de la iglesia, nunca supe realemente la verdad de estos hechos, mi mente me dice que fue todo resultado de una vida desordenada y sin control lo que llevó a la joven a comportarse asi, pero por otro lado, las cosas de las que fui testigo superan cualquier explicación lógica que pudiera darle, te dejo este relato para que lo compartas y le comentes a la gente que tenga mucho cuidado con estas cosas, el diablo es real... 

Edgar Liñan Julio 2015

sábado, 4 de julio de 2015

LA BODA



LA BODA.

Después de un buen rato de estar sentada viéndose al espejo Natalia empieza a ver forma en ese peinado que Magdaleno había hecho, él era un  estilista gay que había ido a peinarla y maquillarla, y el fruto de su trabajo se veía recompensado por una sonrisa de la chica, mientras pensaba en todas las cosas que estaba dejando atrás, y tantos recuerdos, lo que empezara ahora, no es fácil tener tanta presión, y sin embargo como una mujer de decisiones sale adelante y procede a realizar el ritual de toda novia, ayudada por Clara su mejor amiga, empieza a ponerse el vestido, blanco nacarado y bordado en seda, que descubre una esbelta figura, de diosa griega, Natalia se queda sola en su cuarto como si se despidiera de el, ve a su alrededor, tantas cosas, tantos recuerdos, aun vivos, y comienza a pensar en una frase dicha por su mama “ la vida no es mas que una serie de eventos que te sientas a disfrutar” un ultimo toque, la tiara y el velo, toma su ramo hecho de rosas  blancas, respira profundo y dice “aquí voy”

José Antonio, se da lo últimos toques al frac que se rentó, se acomoda el corbatín y sigue pensando, y teniendo esa sensación de vacío en él estomago, nervioso trata de darse ánimos, piensa en ella, piensa en la noche de bodas, piensa en la luna de miel, piensa en el dinero que debe, eso lo pone nervioso, ya esta ahí, ya formara parte de una familia, algo que jamás se hubiera imaginado, siempre fue hombre de muchas mujeres, con corazón de condominio, y sin embargo al conocer a Natalia su mundo se centró en ella, no habrá otra mujer en su vida, es como esos golpes de suerte cuando te encuentras a una mujer valiosa, y no lo esperas y sin embargo Natalia era la parte que le faltaba para completar el rompecabezas de su vida, y se siente bien por eso, se pone la loción que la chica le había regalado en su cumpleaños y se da un ultimo toque en el pelo, respira profundo y dice “aquí voy”

Don Francisco siente un orgullo profundo al ver a su hija Natalia vestida de blanco, radiante, bella como solo su hija puede ser, Natalia comienza a recordar cuando era pequeña, la primera vez que la llevó a la playa y la vez que le dijo “papa voy a casarme” el tiempo ha pasado tan rápido y por primera vez quisiera tener mas tiempo para ver a su papá, pero ya no será así, ya no estará con ella, para el padre, duele separarse de ella, su posición de padre estricto y su dura coraza hicieron de su hija una buena mujer, en este momento quisiera ser menos duro y abrazar a su hija, darle un beso y decirle que todo saldrá Bien, pero nunca le han gustado las muestras de cariño, Natalia al ver a su papa, sabe lo que esta pensando y sabe lo que él desea, y le dice “papa todo saldrá bien” se quedan mirando y en 5 segundos se dicen lo mucho que se aman con una mirada de ternura que la chica se llevara por siempre en su nueva vida.

Doña Margarita es la madre de José Antonio, ella había criado a su hijo desde que su padre los había abandonado hace ya algún tiempo, fue padre y madre para él y en este momento lo único que desea es verlo feliz, “se lo merece es y será un buen muchacho” ella y su hermana Teresa ya estaban listas para irse junto con él a la iglesia, peinado de salón, maquillaje discreto, un vestido con pedrería y pestañas postizas hacían de las señoras verse jóvenes de nuevo, al ver a José Antonio ambas se quedaron pasmadas, era como un príncipe, apuesto, con porte, feliz, por primera vez la Doña lloraba después de mucho tiempo al ver a su hijo, orgullosa de el. Lo besa en la frente y le da la bendición, José Antonio no puede evitar la emoción y abraza a su mamá, en el momento de abrazarse sienten un extraño vinculo, que no habían sentido desde hace tiempo, madre e hijo, y recuerdan un momento significativo en la vida de ambos, la vez que el joven se había perdido en un circo y fue solo puro instinto y gracias a ese vinculo que se pudieron encontrar y abrazar, no pasa nada mas, salen de la casa y abordan el carro rumbo a la iglesia, todo esta listo.

Doña Carmen sonríe desde lo más profundo de su corazón al ver a su Hija con su vestido de novia, en ese momento es la madre más feliz y orgullosa de todo el mundo, su mundo. El momento en que madre e hija se ven hace que se detenga el tiempo, y un sin fin de sucesos corren por la mente de ambas, recuerdos, vivencias, sueños. Y la primera vez que Natalia caminaba, ahora tendría que dejarla caminar sola, por la vida, y eso la angustiaba, al pensar esto la chica adivinando lo que aquejaba a su mama le dijo con una voz de ternura:

-No preocupes, estaré bien-

Al decir esto ambas se soltaron a llorar, Natalia evitando que se corra el maquillaje, sonríe y Doña Carmen le da la bendición, y Natalia se dispone a ir a la iglesia, sale de la casa y la gente que pasa en la calle ve a la novia vestida de blanco, subir al coche arreglado con flores, es el instante en que las cosas comienzan a tomar sentido para Natalia. Se despide de lo que fue su casa y de lo que fue su vida hasta hoy, va sola y piensa en el trayecto, todo lo que va a ser después de ahora, su vida, sus sueños al fin se han cumplido, que no puede estar más feliz que este día, en que será la señora de la casa, suena bien, e irremediablemente piensa en José Antonio y sonríe por que al fin será para ella, para toda la vida, de eso no tiene duda alguna, y piensa en el momento en que se conocieron,  Aquel instante, fue como un sueño, y al fin después de tanto pensar están ahí, llega a la iglesia y el novio esta esperándola en la puerta.

 José al verla siente una felicidad profunda, nunca pensó en casarse con una chica así de hermosa y dentro de el, al verla bajar del coche, siente una extraña sensación en él estomago que no se puede explicar, pero se emociona al verla yendo hacia él, radiante, feliz del brazo de su tío, transcurre el tiempo con una ceremonia solemne y llena de emoción, el sermón del padre estuvo de lo mas emotivo, y ambos no pueden evitar derramar lagrimas mientras esto acontece y sin embargo lejos de estar nerviosos sienten que este es uno de los momentos más hermosos que han tenido, al fin termina la ceremonia y los amigos esperan en la salida de la iglesia y empiezan el camino a la vida, de la mano José Antonio y Natalia no saben con franqueza que es lo que les espera, pero tienen por seguro que estando juntos será lo único que necesitarán, esta es la historia de dos destinos. Al salir de la iglesia las personas que los aman estaban ahí, deseándoles suerte y bendiciones en este camino, abordan el auto decorado con flores blancas que los llevará a tomarse fotos, al salón y al aeropuerto una vez que termine la extraordinaria fiesta que se llevara a cabo en su honor, en el trayecto se da una peculiar conversación,

-¿Cómo te sientes amor?-
-Bien, aunque hubiera querido que estuvieran aquí-
-La verdad, pensé que cancelaríamos la boda-
-No, mi mamá y mi papá deseaban tanto que me casara que decidí seguir a pesar de todo-
-Aun no te comprendo del todo, pero te amo y a pesar de ese accidente que les ocurrió, admiro tu fortaleza-
-Ellos hubieran querido que yo fuera feliz, duele, pero sé que esto los hará descansar en paz-

Dicho esto siguieron su camino y se juraron amor eterno en un largo beso, Natalia había perdido a sus padres en un accidente en carretera días antes de la boda, ella tenía el don de ver personas muertas, y en una de esas ocasiones “platicó” con sus padres, ellos querían que ella se casara, era su ilusión y no podrían descansar en paz hasta que ella lo hiciera. Despues de su boda, dejaron de manifestarse y ella supone que por fin han descansado en paz.  

Edgar Liñan Julio 2015




viernes, 3 de julio de 2015

EL REGALO

Esta historia que les voy a contar es una de las que me ha dejado una profunda tristeza, es a partir de un hecho tan penoso como la muerte de un ser querido, que se desarrolla un acontecimiento lleno de pena y dolor con uno de amor y sacrificio, la persona que me hizo el favor de contarme esto, se lleno de sentimientos y quise en muchas ocasiones terminar con la charla, ella quiso compartir esta vivencia para darnos a conocer que a veces la partida de un ser querido no termina ahí y que jamás estamos solos, disfruten pues

EL REGALO.

Mi historia comienza hace 5 años, yo vivía en Reynosa, mi esposo trabajaba ahí y mi hijo iba a cumplir 3 años, siempre fuimos una familia unida, y mi hijo a pesar de ser único, era un ángel, tranquilo y con un don para la gente tan agradable que todos lo amaban, era tierno y cariñoso, como le íbamos a hacer una piñata, ya tenía todo listo para su fiesta, le gustaba mucho el personaje de Thomas y sus amigos y le iba a comprar un roller coaster de él (un roller coaster es un montable con una rampa para darle impulso N. del A.)  el día de su cumpleaños no lo llevé a la guardería para ir a comprar su regalo, toda la semana me hablaba de él y de cómo jugaría con Thomas, ese día lo llené de besos y caricias y le canté las mañanitas acompañada de su papá que también lo amaba mucho, el se fué a trabajar y mi hijo y yo nos fuimos de compras, su regalo y cosas para la fiesta, todo iba muy bien, íbamos cantando en el carro y recuerdo que iba cantando la canción de Thomas, veía su angelical sonrisa cuando de pronto escuche como algo se quebraba, era el parabrisas y del pecho de mi hijo salió una bala que dio en el tablero del carro haciéndolo pedazos, yo horrorizada quise volantear pero una camioneta nos impactó de lleno por un costado haciéndome girar sin control, mi hijo y yo quedamos atrapados y yo estaba histérica tratando de parar la hemorragia, el estaba ya sin sentido y había muerto con el impacto de la bala, quedamos en un fuego cruzado, entre policías y gente armada, yo gritaba por ayuda y el ruido de los rifles era tan ensordecedor que nadie podía escucharme, de pronto de un lado de donde estaba la camioneta que nos impacto, salieron varios hombres disparando, en la refriega mi carro resulto con mas impactos de bala y uno de ellos me dio en el hombro y estomago, no supe mas, y me desmayé.

Cuando desperté estaba entubada, mi esposo estaba a mi lado y parecía triste y entonces recordé aquel momento, mi desesperación no se comparaba con mis intentos por levantarme quería saber que había pasado, mi hijo, solo pensaba en el, cuando mi esposo me dio la noticia, enloquecí, mi angelito había muerto, de una manera tan estúpida e injusta que renegué de todo, de Dios, de la vida y no quería vivir más, estaba muy mal y con un ataque de nervios que los doctores tuvieron que sedarme y cada que recuperaba la conciencia era lo mismo. No sé cuanto estuve en el hospital, cuando me dieron de alta estaba desecha, y al llegar a la casa fue peor, ahí estaban en un urna las cenizas de mi pequeño amor,  me tiré a llorar desconsoladamente, me acostaba en el cuarto de mi hijo y lloraba todo el día, no comía, y quería dejarme morir, así pasaron los días y las semanas, mi esposo me abandonó, cansado de mí, no lo culpo, yo me quede sola en la casa y me acompañaba una tía que llegó de Tampico a cuidarme, no quería saber nada del mundo y decidí regresarme con ella a vivir con mi familia, llegar a casa de mis papas y estar ahí era tan pesado y me deprimí mas, un día decidí que era suficiente y quise acabar con mi vida, veía la televisión y había conseguido antidepresivos los iba a tomar todos de una vez, no supe en qué momento cuando los tomé que la televisión cambio de canal y comenzó a escucharse la canción de entrada de Thomas el tren, algo me hizo escupir las pastillas y comencé a llorar por cobarde, era frustrante todo eso y decidí mejor dormir.
Era de madrugada y entre sueños escuche una risita, alertada me levanté y vi la televisión prendida, la apagué y se volvió a prender, era extraño pero lo que me causo mas extrañeza es que el canal se cambio solo y se puso Thomas el Tren, y lo supe de inmediato, era mi hijo, por alguna razón que desconocía el trataba de comunicarse conmigo y de hacerme saber que estaba ahí, entonces llore y comencé a “platicar” con él, le decía

-Papito, ¿Como estas?-

-¿Dónde estás amor?, te extraño mucho, ven conmigo amor-

En ese momento algo empujó  las fotos que tenía en la pared de mi hijo, desprendiéndose y cayéndose, algo sentí en el pecho, era una emoción tan tremenda que no se explicar, era felicidad mezclada con angustia, desde ese momento tenia “charlas” con él, le decía que lo extrañaba, que lo amaba, que se portara bien donde anduviera, y él me “respondía” con pequeños objetos moviéndose o cambiándole a los canales de la tele, la cual siempre tenía en el canal discovery que era el que le gustaba. Cuando comía, le servía un platito y preparaba lo que le gustaba, compraba dulces y pastel y lo colocaba en mi habitación para que el viniera y estuviera contento.

Esa conducta, comenzó a preocupar a mis papas, pensaban que estaba enloqueciendo, yo les decía que era real, que él estaba aquí y que no quería que se fuera, mi papa no me creyó, pero mi mama me llevó a ver una señora que leía cartas, yo no era creyente de esas cosas, pero me dijo algo que me movió y que me dejo helada.

-Linda, se que extrañas mucho a tu hijo y es verdad que está contigo, el está ahí en tu casa, en tu cuarto, su presencia sigue alrededor de ti, con tu sufrimiento y tus lagrimas de madre, le abriste camino para que viniera, sin embargo tu bebé no puede descansar en paz mientras sigas con esa actitud, debes dejarlo ir y que este al lado de Dios nuestro señor-

Mi mundo de nuevo se tambaleaba, era cierto lo que decía y me preocupaba que mi niño no descansara en paz, fue entonces que le pregunté como podía hacer que el alcanzara la luz, y me dijo que tenía que serenarme y aceptar su partida, que a pesar de no estar con nosotros, ellos perciben nuestra felicidad y dolor, y que de algún modo los llamamos, era mi deber como mamá, dejarlo ir y tenía que hacer unos rezos y una ofrenda para que pudiera irse.

Fue entonces que tome la decisión de dejarlo ir, cuando llegue a mi cuarto, comencé a “platicar” con él, le decía que era momento de partir, que tenía que irse a jugar con Diosito y que pronto estaría con él, yo sentí que algo no estaba bien, podía sentirlo, podía sentir que estaba triste y me puse a llorar, entonces recordé lo que me dijo la señora y me puse firme, al pararme para ir por un rosario pude ver en el reflejo de la ventana su figura de niño, era él, y tenía una carita triste, le dije que no estuviera triste, que estaría con él, no sé cómo pude salir de ahí y estar calmada pero había tomado la decisión y oré, recé un rosario por el descanso de su alma.

Antes de dormir, le pregunté que tenia y que deseaba para estar bien e irse tranquilo, le dije que yo estaba bien y que a pesar de necesitarlo deseaba que se fuera con Diosito, cerré mis ojos y me quedé dormida, esa noche soñé algo inusual, me vi en el momento en que manejaba y vi a mi hijo en una piñata con un trajecito que le compré y que nunca se puso , aun lo conservaba, en ese sueño éramos tan felices que desperté con nostalgia y algo de lágrimas en mis ojos y entonces entendí el mensaje que me había dado entre sueños, así que organicé una fiesta y le compré el roller coaster, invité a niños de la cuadra, todos estaban extrañados al no haber festejado, pero si estaba ahí, puse la urnita de sus cenizas en una mesita y todo fue fiesta y alegría ese día, después de la fiesta, fui a la playa con las cenizas de mi angelito , las metí dentro del montable y lo arrojé al mar, sentí tristeza, pero estaba tranquila y feliz y acepté la partida de mi hijo. Esa noche recuerdo que su presencia se había ido y cuando dormí, lo vi nuevamente en un sueño, estaba en un tren y sonreía feliz, me decía adiós, después de aquel día, lo tengo siempre presente y sé que está conmigo, yo rehíce mi vida, ahora tengo otra familia a la que amo, pero a el lo llevaré siempre en mi corazón hasta que volvamos a vernos.

Edgar Liñán Julio 2015


martes, 30 de junio de 2015

El perro negro

=BASADO EN HECHOS REALES=

EL PERRO NEGRO

Uno de los hechos paranormales más conocidos y experimentados por muchas personas son las apariciones de infernales perros negros, enormes canes de ojos rojos que acechan en la obscuridad para llevarse las almas de las personas que se les atraviesan en el camino y aquellas que por sus actos viles son merecedores de los peores castigos en lo más profundo del infierno, se dice que estos seres extraños son emisarios del mal y guardianes del inframundo, y que en muchas ocasiones son enviados para cumplir con la encomienda de su dueño: Satanás;  es a través de ellos que las peores calamidades surgen entre las personas, son portadores de desgracias y males poco comprendidos por los seres humanos y que por ende su sola y maléfica presencia puede pronosticar terribles consecuencias y las cosas más perturbadoras y terroríficas por las que puede pasar cualquier persona.

Si alguno se topa con alguno de estos seres, es posible que su cordura y seguridad se vean amenazadas, pero lo más importante es quizá traigan un mensaje del señor de las tinieblas, de que te espera con los brazos abiertos en el infierno y que tarde o temprano te veras ante su malévola presencia. Esta es la historia de Karina una madre preocupada a la cual le tocó vivir en carne propia la aparición de unos de estos canes.

La hija de Karina tenía 3 años y era como todas las niñas de su edad,  llena de vida y traviesa, con una energía envidiable que era comparada con su gracia y belleza, su hiperactividad, común a esta edad, era controlada con un triciclo apache, en el cual pasaba la mayor parte del tiempo, a veces en el patio y en ratos dentro de la casa, caía la noche cuando Karina escuchaba los gritos de horror de la niña pidiendo ayuda, alertada, la madre salió corriendo de la cocina hacia la sala de la casa, al llegar vió con horror la figura negra y enorme de un animal que se veía por la puerta de madera y cristal de la entrada, era un gran perro negro, con ojos llameantes y llenos de una furia perturbadora, trataba de meterse a la casa empujando con fuerza su cabeza contra la puerta, la mujer aterrada tomó a la niña en sus brazos y se la dió a su mama para resguardarla,  como eran personas creyentes y temerosas de Dios, tenían agua bendita y palmitas, en un acto de valor, la señora tomó agua bendita y un crucifijo bendecido traído de San Juan de los Lagos que colgaban en la puerta del cuarto de la niña, cuando bajó, el enorme can aun seguía ahí, violentando la puerta tratando de meterse, lleno de furia ladraba con mucha fuerza, y sus embates en la puerta rompieron sus cristales y  hacían temblar las paredes, presa de miedo noto que el animal gruñía al ver el que traía un crucifijo, sin pensarlo comenzó a arrojar agua bendita a la puerta y por toda la casa, haciendo oración, en el exterior se podían escuchar los aullidos del perro, eran escalofriantes  y muy sonoros, muchos perros de alrededor ladraban y aullaban alertados por aquellos sonidos, lejos de amedrentarse Karina siguió orando y arrojando el agua, cuando acabo, corrió a encerrarse al cuarto con su mama y su hija, mientras afuera escuchaban como aquella bestia acechaba alrededor de la casa, no se supo cuanto tiempo paso después de aquello, la abuela y la nieta se habían quedado dormidas abrazadas mientras que la mamá permanecía alerta y despierta apretando un rosario, con los primeros rayos del sol, se animó a salir del cuarto y averiguar qué había sucedido, sigilosamente bajó por las escaleras, el ambiente permanecía en calma, se escuchaba el trinar de los pájaros y voces de personas que pasaban por la calle, eso la tranquilizó, al abrir la puerta, salió para revisar, vio con horror que estaba astillada por los golpes, como la abuela  tenía muchas macetas en los pasillos y el patio, todas estaban rotas y con la tierra regada por todos lados, las plantas hechas pedazos, había baba, pelos y excremento de perro por todo el lugar, y un fuerte olor como a azufre y carbón quemado, del animal no había ninguna señal,  al voltear para entrar en la casa, las piernas se le doblaron cuando vió al enorme animal parado dentro de la casa viéndola fijamente, esperando lo peor, cerró los ojos y con toda la fé del mundo repitió para sí misma

“Dios mío, ayúdame”

Sintió como un aire helado recorría su espalda cuando recibió en la cara el aliento fétido del animal, sin abrir los ojos, permaneció inmóvil mientras percibía como el animal gruñía por lo bajo y después el silencio, pasó un rato y abrió los ojos,  el can había desaparecido, presurosa se levantó del piso y corrió al cuarto de la niña, al abrir la puerta, respiró un aliviada cuando vió a su mamá y a su hija dormidas como si nada hubiera ocurrido, como si todo hubiera sido una pesadilla.

Edgar Liñán Junio 2015